Se distinguen los siguientes modos de recarga según el nivel de comunicación que exista entre el vehículo eléctrico y la infrastructura de la red eléctrica como también el control que podamos ejercer sobre el proceso de recarga.

 

Modo 1

Conexión del vehículo a la red a través de una toma  de corriente convencional tipo Schuko. No existe comunicación entre la red y el vehículo. Normalmente este modo de recarga está destinado a pequeños vehículos como pueden ser algunas motocicletas y bicicletas eléctricas con consumos de potencia bajos (10 A).

Si decidimos usar este modo de recarga, la instalación debe incluir protección diferencial y magnetotérmica.

modo-1-recarga-coche-electrico

 

Modo 2

En este caso, la conexión entre el coche y la red no se realiza directamente como en el modo 1. Ahora, el fabricamente ha insertado un sistema de seguridad en el cable de manera que podemos controlar la fiabilidad de la conexión del vehículo eléctrico y permite fijar los parámetros de recarga.

El modo 2 de recarga permite alcanzar una potencia máxima de 7,4 kW en monofásico y de 22 kW en conexión trifásica, con una corriente límite de 32 A por fase.

Al igual que el modo 1, la instalación requiere de protecciones diferencial y magnetotérmica.

modo-2-recarga-coche-electrico

 

Modo 3

El modo 3 de recarga se realiza mediante un terminal específico para vehículos eléctricos que incorpora protecciones en la propia estructura y un conector especifíco que incluye una serie de funcionalidades como son la verificación de conexión correcta, comprobación permanente de la toma a tierra, activación y descativación de carga, como también la posibilidad de seleccionar la potencia de recarga en función de las necesidades del vehículo.

La potencia máxima que se puede entregar en este modo es de 7,4 kW en monofásico y 22 kW en conexión trifásica (32 A por fase).

modo-3-recarga-coche-electrico

 

Modo 4

A diferencia de los tres casos anteriores, en este cuarto modo, la recarga se realiza en corriente contínua llegando a soportar actualmente potencias que llegan (de momento) hasta los 50 kW.

Como ya hemos visto en el caso del modo 3 de recarga, el modo 4 también incluye las protecciones necesarias en la infrastructura.

modo-4-recarga-coche-electrico